miércoles, 6 de febrero de 2008

7febrero.






ALBA

No recuerdo bien el día que te conocí
ni desde cuando...
sólo sé que desde aquel instante has formado parte de mi.

Mezcla de locura y templanza con unas gotitas de incredulidad.
Eres tan distinta de mi
y a la vez tan igual...

He visto a veces en tus ojos la rabia y la impotencia,
pero también los he notado llenos de vida y alegría.

Siempre intentas ocultar cuando estás mal, pero a mi no me puedes engañar...

He sentido tu reflejo en los míos y tu me adivinas el pensamiento.
si me río, ya sabes el por qué
Y si lloro no preguntas /y/ me abrazas /y/ yo te lo agradezco.

Porque aunque la vida te juegue malas pasadas
tu le plantas cara con dientes y uñas.

Pero también se y estoy segura
que aunque jures y perjures
que tu corazón es tan duro que parece piedra
yo sé que está relleno de el más dulce de los sabores.

Y no eres fría, pues los escasos “te quieros” que me besas,
son los que me dejan sin palabras, sin rimas y sin versos.
Porque solo ellos, son pura poesía.

Días aplicados a la teoría,
tardes tranquilas,
cenas románticas,
y noches de fiesta frenéticas
que siempre acaban
tu
+
yo.

No existe el momento en que tu no estés
ni día que no necesite hablarte
ni minuto a tu lado sin soltar una carcajada...

porque has conseguido que entienda la palabra amistad
y creo que ya mi vida sin ella,
y sin tino cobraría el mismo sentido.







FELICIDADES!


je t`aime

1 comentario:

Anónimo dijo...

TE AMO

(albus)

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.