lunes, 15 de diciembre de 2008

RETAZOS...

Me enternece más que nada, ver a Jimena como aprende a leer, e intentar ayudarla, y ella con su lápiz uniendo letras en sílabas mientras me pregunta que por qué la “hache” es muda. A veces, un abrazo, dice más que mil palabras, pero como ahora no puedo abrazar a todas las personas que tengo en mi lista de abrazos pendientes, me conformo con escribir estas mil palabras. Sólo con mirar a Alba a los ojos ya sé que me quiere decir. He descubierto que para querer, me dan igual las docenas de años que separan su infancia de la mía, si sé que nuestros corazones están unidos con pegatinas. A escondidas, sigo soñando con que algún día notaré tu respiración en mi cuello y me llevarás lejos. Y sigo prometiendo a la gente que los sueños se cumplen siempre, y mientras, yo, procuro ir cumpliendo los míos uno a uno y seguir soñando. Admito que me da miedo “hacerme mayor” y te prometo que nunca dejaré de ser una niña en un cuerpo de mujer. Y seguiré saltando de charco en charco, y escapándome a escondidas a medianoche, para jugar al escondite con la luna. No me gusta nada echar de menos a nadie pero mucho menos echar de más. Tampoco la sensación de que pasa el tiempo, y que cada uno empieza a construir su vida y a olvidarse de los que quedaron atrás. A veces me horroriza poder convertirme yo en uno de esos que se olvidan de donde vienen. Ha pasado más de un año, y sigo echándole de menos, por suerte puedo abrazarla cada día a ella, tranquilo abuelo, yo te la cuido. Sé que a ratos tengo aspecto de cabra loca sin remedio, que mi risa es contagiosa y que voy gritando por la calle y siempre haciendo mucho ruido; y que otros, ratos, a veces, también soy el silencio, porque prefiero cerrar la boca y abrir bien los oídos. Muchas veces, cuando hablo me trabo con la lengua, y siempre beso con los ojos cerrados. Simplemente intento agotar cada segundo por si no me quedan más. Y admitir que nada será lo que era, pero por lo menos voy a intentar que algunas cosas se parezcan.





(mejor así)

1 comentario:

albus dijo...

te quiero tanto...

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.