jueves, 25 de octubre de 2007

Recuerdame siempre...


Recuerdo
ese día de colores
en el que me besaste
Con tus labios rojos.

Recuérdame
que te recuerde
siempre
de verde.

Como la esperanza
que hoy se viste de gris,
porque se rinde
y cree no volver a verte.

Y empieza a ser negro.
Todo lo empiezo a ver oscuro,
tan negro que pienso
que se han agrandado mis pupilas.

Y de pronto creo verte
De blanco.
Porque es el blanco,
la mezcla de todos los colores

Y pasan por mi cabeza:
Aquellos ojos azules,
Aquel atardecer violeta,
que se convirtió en una noche de nunca acabar.

Pero acabó,
con un amanecer perfecto,
amarillo
y creo que también naranja.

Recuérdame
Que te recuerde
Siempre.

4 comentarios:

Juanx dijo...

Joder Maite tia, estas avanzando pero mazo, escribir es lo mejor que puedes hacer ahora...estás en plena racha, ojala lo estubiera yo

bss

MayFloR dijo...

me ha parecido ver un arcoiris...xD

albus dijo...

para q no digas q no te quiero...

isabel dijo...

oye: recuérdame siempre!

;)
cuando te veo perri?
mua

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.