miércoles, 27 de enero de 2010

Espectáculo Interplanetario



"Bueno, pues llegó el momento.

El día 28 de Enero de 2010 sale a la calle mi poemario "Mecánica Planetaria Volumen Uno", y ese mismo día lo voy a celebrar dando el recital de poesía más mágico, sorprendente y desquiciado de toda la galaxia. Y lo haré en el Eïsbar Sound Club (Travesía de las vistillas 8, metro latina), a las 21:00 horas, con entrada libre. Por amor al arte.

¿Qué cómo será la cosa?. Pues bueno, es difícil de explicar, pero si queréis haceros un idea os recomiendo echar un vistazo al anuncio animado que he hecho, y que está colgado más abajo.

Luego el último ingrediente será vuestra presencia. Animáos a pasar y montemos todos juntos el festival del nuevo milenio!NIHIL PLUS BENE ET NIHIL BONO PLUS!"


Daniel Orviz

http://www.youtube.com/watch?v=qL6R8gzW07A&feature=player_embedded

No hay comentarios:

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.