domingo, 14 de febrero de 2010

Mi Vida No Cotidiana

Mi vida cotidiana
es un hacer y deshacer constante
de maletas
de planes
de bolsas del Carrefour.

Un apagar y encender
de luces
de oportunidades
de sonrisas.

Un abrir y cerrar de ojos
de instantes
de corazones.

Una pared que ha dejado de ser de color tostado
y tres sombreros de copa.

Un “Riiiiiiiiiiiiiiiiingggggggggggggg! de despertadores
que hacen ¡plof! contra el suelo
un “cliiiiiiiiin” de ordenadores que se encienden
un zapateado de huellas en el techo
un “NINO NINOOOOOOO” de ambulancias
que cruzan Madrid cada 2por1.
Un “click” de bolígrafo tras ser presionado por mi dedo pulgar
el sonido de la llama del mechero
que me es imposible definir
y después un sssssssssssssssssssssssssssusurro de cigarro en el agua
y música
y después silencio.

Mi vida cotidiana es una casa sin tejado
sin horarios
un libro en blanco inacabado
un espejo que habla
unos ojos sinceros
un collar sin diamantes
una hucha llena de pinturas de colores
una nariz roja
una vida muy poco cotidiana.
.
.
.

4 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

Por aquí ando, leyendote,

Un saludo.

Gio.

Max Estrella dijo...

Te pediría una pista para encontrar en este jardín la flor que nos has regalado esta noche en el Libertad 8, pero prefiero tropezarme con otras joyas en la búsqueda. Gracias

JUAN CARLOS PEREZ MEDINA dijo...

Me ha gustado mucho compañera; espero verte por fin esta semana

Blogger dijo...

Vaporfi is the best electronic cigarettes supplier out there.

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.