lunes, 3 de agosto de 2009

Sorbete de Limón al Cava

Un tímido escalofrío recorre mi cuerpo cuando acaricias la parte central de mi espalda, tu dedo recorre mi columna vertebral y sube a mi cuello, tiemblo, pero no pares. Tus dedos se introducen en mi pelo, vello de punta, pero no pares. Sigues jugueteando con mi cráneo, y tus dedos acarician mi pelo a distinta intensidad. No te veo, pero imagino tu cara, sé la cara que pones cuando me tocas. Sonrío, y tú no paras. Tus manos descienden por mi frente y cierro los ojos. Posas tus dedos corazón en mis párpados, suspiro, pero no pares. Ahora las toca a mis mejillas disfrutar de tu tacto, te detienes en mi nariz, nariz pequeña, y bajas a mi boca. Recorres mis labios, imagino que me besas y yo los ligo y los desligo en una milésima de segundo. Sigues deslizándote por mi cuello y te dejas caer por mi canalillo, pero solo insinúas; sigo temblando, pero no pares. Entonces cosquillas por mi tripa, parecen tus dedos hormigas en busca de su hormiguero, de mi ombligo, y se encoge. Entonces tus manos apoyas en mis caderas, me estremezco y las detengo, para, por favor, y bésame.







( (escrito para el recital poético-musical-gastronómico "y de postre...poesía" que organizó el 18 de julio LA VIDA RIMA en el Restaurante La Barbacoa)

7 comentarios:

Javier Das dijo...

Genial....

Simplemente genial...

lo subo a mi blog...

Jorge Ampuero dijo...

Una poética pasional. Me gusta.
Nos leemos.

Saludos...

Marcus dijo...

y luego una buena comida, no?

MayFloR dijo...

maaaaaaaaarcos... el sorbete es para hacer la digestión...es decir, para después de comer...aixxx...

Marcus dijo...

es q nunca me entero de nadaaa!!!

muas

Garabatista dijo...

El verano te está sentado de maravilla, pequeña poetisa ;)
Me encanta

J.G.L dijo...

Hace tiempo que no dejaba caer mis ojos por estos lares...se me olvidaba que existen pequeñas cajas de sorpresas llenas de talento...y en este caso una pequeña tarta de sensualidad :D me gusta!! Nos vemoss pronto ! bikiños!

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.