jueves, 16 de abril de 2009

Por si alguien aún no se ha enterado...





Mi casa es un submarino
de risas sin descanso
ya no conozco lo que era el llanto
se me olvida cada minuto
que la veo sonreír
y plantarle cara a la vida
cuando es tan hija de puta
que te dan ganas de matarla
a ella
a la vida.

Mi casa es un pequeño castillo
en el centro de Madrid
lleno de caricias
en el que se vive con prisa
por si acaso no nos da tiempo
de abrazarnos por la mañana
antes de salir.

Mi casa la tiene a ella
por eso a veces también es azul
y espera como yo
que suene al ascensor
y pare en la segunda planta
que luego suene la cerradura
y el caer de sus llaves en la mesa del pasillo.
Su grito de alegría cuando me ve aquí plantada
y espera que la mire y la diga que yo también.

Mi casa tiene sonidos de violines y de flautas
y escucha cada mañana
sus pisadas de calcetín silencioso
que intenta no despertarme,
el sonido de sus manos chocando con las teclas
el pasar lento de las hojas de papel de sus apuntes
y los sorbitos del café de las 5.

Pero también tiembla
cuando nos da por saltar de la mano
y por reírnos de la vida
porque sabemos que de la mano
la vida ya no es hija de puta.

lunes, 13 de abril de 2009

Ahora... SI!






Viernes 17 de abril
a las 21:30
Asociación Cultural PIPO Lavapiés
C/ Travesía de la Primavera, 3 Metro: Lavapiés




Allí nos vemos!

jueves, 9 de abril de 2009

miércoles, 8 de abril de 2009


Sumergida
entre nubes grises
y oscuras,
busco el último rayo de luz
que aclaró la palidez de su cara.
Bajo esta niebla
que arropa
mis vergüenzas
e inseguridades
procuro salir corriendo
y despojarme
de cada hoja seca
que cruje
cuándo se siente pisada.
Correr, patalear y gritar,
escapar del negro de tus ojos
y volar.
Volar
Volar hacia aquél
único puto sitio
en el que no exista
hipocresía.

Seguidores

Mayte Barrera

Mi foto

RETRATO DE PUNTILLAS

Soy una cometa en el aire que nunca llega a rozar el suelo.
Vivo del aire de cada suspiro.
Tengo las palmas de las manos
repletas de ilusiones que se me van cayendo
cuando consigo hacerlas realidad.
Sonrío si me dicen que me quieren
y no puedo evitar reírme antes de que me hagan cosquillas.
Mi punto débil son mis ojos
(son unos maleducados y no consigo que paren de hablar).
Camino sin la seguridad de una meta
y mi equilibrio es el desequilibrio de mis playeras.
Las líneas rectas las hicieron para saltarlas de lado a lado
y las circunferencias son para bailarlas con la cintura.
Me gusta mucho el rojo,
pero deshojé tantas margaritas que ahora sólo me quedan collares amarillos
y los pétalos de rosa se me escapan entre los dedos.
Algo fundamental en mi vida cotidiana son las risas de después de cenar
(para terminar bien el día más que nada).
No me considero una mala persona por no ayudar a las abuelitas a cruzar la calle
pero tampoco una buena por muchos motivos que prefiero no señalar
sólo sé que no me sale actuar con maldad, y recuerdo que Cruella de Ville me caía muy mal.
Por cierto, si quieres hacerme feliz, sólo tienes que invitarme a desayunar.